Objeciones razonables

Comenzamos esta sección con “objeciones razonables” a los cambios de hábitos y comportamiento. Todas ellas son reales y, junto con la búsqueda de “respuestas razonadas”, han surgido en los talleres de fin de semana y de verano. Tanto unas como otras las iremos ofreciendo aquí, en forma de diálogos que quieren ser tan razonables como las propias objeciones, siempre abiertos a sucesivas aportaciones. Las cuestiones planteadas suelen ser complejas y su respuesta merecería más extensión de la que aquí se ofrece.

Redacción: José Eizaguirre

precios verdura ecologica 190Dificultades económicas
Todo eso es más caro… Los productos de Comercio Justo y ecológicos son mucho más caros. Todo eso está muy bien, pero es para quien se lo pueda permitir; en mi caso, yo no puedo. Los pobres no se pueden permitir comprar esos productos. Vivir de esa manera es más caro. Esto es algo para ricos.

 Fumigacion 190Algunas objeciones teóricas
No es posible alimentar a toda la población mundial con agricultura ecológica; la producción industrial de alimentos es la única manera de alimentar a 7.000 millones de personas. Es inviable que toda la población mundial viva de forma ecológica. Si todos nos hiciéramos vegetarianos harían falta más tierras de cultivo. Es inviable que toda la energía que consumimos proceda de fuentes sostenibles; necesitamos otras fuentes de energía, aunque sean no renovables. La producción industrial ha sacado de la pobreza a miles de millones de personas; los pobres también se merecen que la industrialización llegue a ellos. No está claro que el cambio climático se deba a la acción humana; hay muchos intereses detrás de esa afirmación. La historia de la Tierra muestra que los cambios climáticos son cíclicos.

Estructurales 190Problemas estructurales
Todo esto es muy complejo, no hay soluciones sencillas, es muy difícil. Hagas lo que hagas, al final siempre hay alguien que sale perjudicado. Es imposible acertar en todo. ¿De qué sirve que yo cambie si los demás no cambian? Porque yo cambie, el mundo no va a cambiar. Por mucho que yo deje de comprar esto o lo otro, se va a seguir produciendo. Si no cambian las leyes de la política y no cambian los políticos, es inútil. El sistema siempre será más fuerte. Si cambiamos nuestros hábitos de consumo, se destruirán puestos de trabajo. Si gastamos menos, la economía se contraerá y aún más gente irá al paro. Si todos nos cortamos el pelo unos a otros, los peluqueros se quedarán sin trabajo… Si todos cambiamos de manera de consumir, este sistema, nuestra sociedad de consumo, se hundiría. Si todos viviéramos así, aparecerían otros problemas.

Cuestiones legales 190Cuestiones legales
La economía alternativa es insolidaria porque funciona al margen del sistema y, por eso, elude pagar impuestos. En esa economía se venden productos y servicios sin las debidas garantías para los consumidores. Hay una competencia desleal respecto a los negocios que están dentro de la ley y que tienen que atender a un montón de requisitos legales. En realidad la economía alternativa tiene mucho de piratería.

Objeciones culturalesObjeciones culturales
Todos estos planteamientos son muy utópicos; en la sociedad en que vivimos es sencillamente imposible. Hay que ser realistas, vivir en el mundo; lo profético es poco realista. Es imposible no dejar ningún tipo de huella ecológica. Quienes predicen un colapso medioambiental son unos alarmistas que quieren meter miedo a la gente. Deberían ser más prudentes. No es seguro que nos estemos dirigiendo al abismo… Necesitamos proteínas animales. ¿Es posible una alimentación completa y sana renunciando a ellas? El ser humano es omnívoro por naturaleza. Siempre que ha podido ha incluido en su alimentación la carne y el pescado. Es algo normal, natural y necesario. Esto de la ecología es una moda o una cosa de algunos; ya se pasará.

Escepticismo 190Escepticismo y desconfianza
Detrás del mercado de productos ecológicos también hay mucho negocio y búsqueda del beneficio económico. Y, a veces, picaresca y fraude. ¿Cómo sé que lo que me están vendiendo como ecológico o de Comercio Justo en realidad lo es? La comida no ecológica, con sus pesticidas y controles sanitarios, me da más garantía que la comida ecológica. Lo mismo pasa con la medicina “alternativa” y los métodos “naturales” de curación; yo me fío más de las medicinas que me receta mi médico. El hombre es un animal de costumbres; es muy difícil cambiar los hábitos de comportamiento. Si nos paramos a mirarlo y considerarlo todo ¡no podríamos hacer ni comer nada!

Inconvenientes prácticos 190Inconvenientes prácticos
Nos falta información. ¡No podemos llegar a saber lo que hay detrás de todos nuestros comportamientos de consumo! Todas estas cosas suponen dedicar tiempo y yo no tengo ese tiempo (ir a comprar más lejos, leer las etiquetas, buscar alternativas…). No solo es cuestión de tiempo; es que es muy difícil estar siempre en guardia, tenerlo todo en cuenta en todo momento. Es realmente difícil encontrar alternativas a esta forma de vida y de consumo. Está muy bien lo de no tener coche, pero es que hay veces que lo necesitas. Estoy de acuerdo en todo esto, pero cuando tenemos a nuestro cargo niños pequeños, enfermos o ancianos, lo primero es su cuidado; después ya vendrán otras preocupaciones.

Dificultades sociales 190Dificultades sociales
Vivir de forma alternativa supone desertar de la realidad, salirse de la sociedad y refugiarse en ámbitos fuera de ella. No se puede cambiar la sociedad desde fuera; hay que hacerlo desde dentro de sus estructuras. Vivir de forma distinta supone separarse de los demás. El que se sale del comportamiento normal en la sociedad se expone a que lo llamen rarito, perroflauta, friki, cutre, loco, antisistema… Los adultos todavía podríamos, pero cuando tenemos hijos es muy difícil evitar los condicionamientos del entorno y de los medios de comunicación. ¿Cómo mantener la coherencia a la hora de convencionalismos sociales (bodas, cenas, regalos…)? Poner en evidencia un estilo de vida “desaforado” hace que los demás se sientan incómodos y me rechacen. A veces supone que ellos tienen que adaptarse a mis “rarezas”. ¡Qué fácil (y qué caradura) es no tener coche y usar el de los demás!

Aspectos psicológicosAspectos psicologicos 190
Comprar de segunda mano es para gente con pocos recursos y para friquies, no para mí. Y comprar productos ecológicos es para yuppies y para quien se lo puede permitir; desde luego, no para mí. Yo no soy así. En esto de vivir contracorriente me siento frustrada, culpable, sola… Si pienso en estas cosas, me acabo obsesionando con que todo es malo o me hace daño. Nunca está uno satisfecho del todo. Cuanto más profundizo en esto, más aumenta mi sentimiento de incoherencia e hipocresía. No me digáis que no estoy contribuyendo a un mundo mejor solo porque no me alimento como vosotros.

Resistencias personales y miedo al cambioResistencias personales
Esta forma de vida es más incómoda; requiere esfuerzos que no compensan. Reconozco mi comodidad, mi resistencia a cambiar mi modo de vida. Me encantan las duchas largas con agua muy caliente en invierno y el aire acondicionado a tope en verano. Me gusta demasiado la carne; no puedo dejar de comerla. Disfruto comprándome ropa, aunque sé que ya tengo de sobra… Prefiero vivir en la ignorancia, no saber lo que hay detrás de todo eso… No quiero renunciar a viajar en avión y no voy a renunciar a viajar en avión. En el fondo, reconozco mi miedo al cambio.

Descargar PDFObjeciones razonables para los estilos de vida en conversión” (36 páginas), preparado para imprimir en “modo folleto”.

 

 

 

 

No se admiten más comentarios